lunes, 15 de septiembre de 2014

(Mi) Tabulé de quinoa con estofado de setas


Malas noticias llegan desde mi tierra verde, truenos de constructores amenazan la paz centenaria de mi barrio querido, amenazas de ladrillo pretenden violar la incomparable vista de mi ventana al Cuera, a mi verde sangre, a mi paz. Pretenden cambiar la hierba húmeda por asfalto ardiente, por viviendas fantasmas que jamás se llenarán, pretenden vender parte del alma de mi pueblo al mejor postor. ¿Progreso? ¡Atraso! No es progreso acabar con lo de uno e imponer viviendas de cuatro alturas a un pueblo costero, eso se llama avaricia sin fondo. En vez de invertir en el turismo rural que a una inmensa mayoría le gusta y atrae para poder escapar de las urbes, pretenden llenar un pueblo de escasos habitantes en una porquería edificada con pisos de ciudad.

Acabarán echándome, acabarán echándonos.

INGREDIENTES
Quinoa blanca
Cebolleta
Zanahoria
Maíz dulce
Cherrys
Pimiento del Piquillo
1 Lima
Curry.

Cebolleta
Zanahoria
Setas
Menestra congelada
Patata
Uvas pasas sin pepita
Vino blanco
Maizena
Comino, tomillo, orégano, jengibre.




PREPARACIÓN
Lo primero lavamos la quinoa bajo un chorro de agua fría (yo pongo la cantidad que cocinaré en un colador grande y la voy lavando) y a continuación, en el doble de agua que de quinoa, la pongo a hervir, cuando rompe la ebullición, bajo el fuego y hervimos 15'. Pasado ese tiempo retiramos del fuego, tapamos y dejamos reposar 10' más.

Mientras tanto hacemos el estofado de setas.
Picamos la cebolla en juliana y la zanahoria en brunoise y la ponemos en una cazuela con un poco de aceite de oliva a pochar, cuando esté casi blanda la cebolla, añadimos una cucharadita de maizena, rehogamos y echamos la menestra y las pasas, cubrimos con el vino blanco y dejamos hervir hasta que se evapore todo el líquido, entonces añadimos las setas, rehogamos un poco y vertemos un poco de agua y las especias. estará listo en menos de 5'.

Picamos la cebolleta y la zanahoria en brunoise, los cherrys en cuartos, unas tiras de pimiento del piquillo en cuadraditos y mezclamos con el zumo de la lima y su cáscara molida (yo la muelo -solo lo verde- en el molinillo de café). Añadimos un poco de aceite de oliva virgen extra y mezclamos bien con la quinoa, espolvoreamos con curry y removemos.



sábado, 13 de septiembre de 2014

Tallarines de arroz con verduras


Los gritos infantiles pueblan la calle, se escucha la felicidad a raudales, el sol aún acompaña las cálidas tardes de septiembre y aunque el cielo tiene ganas de llorar, parece que de momento se está conteniendo. No quiero que llueva, quiero que la tarde se coloreé de rojos, violetas  azules, no quiero que se haga de noche, no quiero porque desde aquí a penas puedo ver las estrellas.
Ha sido un buen día, raro, pero bueno, de esos en los que las horas parecen volar, que el tiempo conjura en tu contra porque el día siguiente es de labor para él y tú te vuelves a quedar en soledad, esa soleda que tanto te gusta pero que a veces intenta asfixiarte un poco. Te quiero.

INGREDIENTES
Tallarines de arroz
Col china
Setas
Huevo
Tomates cherry
Tofu firme

Salsa de soja
Especias orientales



PREPARACIÓN
Cortamos en juliana fina la col china y cortamos en tacos el tofu y las setas. Por la mitad los cherry.

En un wok o en una sartén antiadherente, con una cucharada o menos de aceite de oliva, vaos metiendo las verduras en el orden siguiente. Col, setas,cherrys. Cuando la col esté casi blanda añadimos un poco se salsa de soja y las especias orientales. Sacamos del fuego y reservamos.

Cocemos el huevo, lo pelamos y troceamos y mezclamos con las verduras.

Ponemos una cazuela con agua a hervir, cuando esté en ebullición metemos los tallarines durante cuatro minutos, sacamos, escurrimos y mezclamos bien con las verduras y el huevo.


martes, 9 de septiembre de 2014

Ensalada de tomate

 Septiembre, mes de recogida de ánimos veraniegos, mes de la vuelta al cole y a la rutina... el mes en que todo vuelve a la rueda. Sin embargo el clima no parece estar muy de acuerdo con esta filosofía mensual y se resiste a dejar de lado el calor y el sol, con lo que la cocina resulta cuanto menos poco receptiva a recetas demasiado elaboradas, por lo que la calidad de los ingredientes debe primar sobre todas las cosas y la sencillez convertirse en la gran aliada del paladar.

El tomate del país, de la tierra, ese tomate desigual, feo por zonas, diferentes unos de otros, terriblemente rojo y pesado, es sencillamente una delicia comparable a pocas cosas, no necesita muchos compañeros para resultar una comida completa por él mismo, ya que tiene todo lo necesario para ser nutricionalmente perfecto. Vitaminas, antioxidantes... y sabor, su gran sabor que en nada se puede comparar al tomate que encontramos todo el año en las fruterías, provenientes de invernaderos de cualquier zona. Se llama tomate del país al tomate de casa, al de la zona en la que vivimos y este tomate, madurado al sol en una ventana es simplemente una joya gastronómica.

INGREDIENTES
Tomate
Cebolleta
Bonito del norte fresco

Aceite de oliva virgen extra sabor intenso
Vinagre de manzana


PREPARACIÓN
En una plancha doramos el bonito limpio de pieles y espinas. Lo sacamos y cortamos en cubos. reservamos.

Cortamos en cubos de bocado el tomate y en juliana la cebolleta.

Mezclaos el aceite con el vinagre y batimos con la ayuda de un tenedor, vertemos por encima de todos los ingredientes, removemos bien para que se impregnen del todo y a disfrutar.



domingo, 7 de septiembre de 2014

Lomo de cerdo a la mediteránea


Hay bodas y bodas, bodas que son un mal compromiso y bodas a las que deseas ir. Hay bodas de familia de sangre y bodas de familia elegida. La de ayer fue una boda de familia elegida, de esas que no te perderías por nada del mundo. Ayer se casaron Lucía y Javi, nuestros amigos, nuestra familia.

Todo empezó hace dos noches, un dolor de miedo se apoderó de todo mi abdomen, un dolor intenso, parecía una parturienta; pensando en la boda aguanté como una leona a base de anti-inflamatorios que no hacían nada, repo´se toda la tarde encima de la cama, con el ordenador para no aburrirme... no hubo posibilidad de descanso ni alivio, pero seguía pensando en la boda. Al final, ya desbocada, me fui al hospital de urgencias a la una y media de la mañana, un viernes de madrugada, por fortuna, y pese al mundial de vela, urgencias estaba vacío de borrachos y demás personajes noctámbulos que siempre acabas viendo en esa sala mal que te pese. 

Tras cuatro horas y tres botellas de calmantes intravenosos, la doctora se apiadó de mi "mañana tengo una boda y tengo que estar en la pelu a las diez, me tienes que soltar" y tras avisarme que si me volvía a doler regresara sin pensármelo dos veces, me dio el alta, unos analgésicos y unas pautas a seguir. Me fui a la cama completamente drogada y me acosté.

Valió la pena ir a la boda, fue muy bonita y emotiva, conocía gente que me encantó y estuvimos de farra hasta altas horas de la madrugada en nuestro pub favorito y en excelente compañía. Alguno de ellos se pasará hoy por mi blog (¡hola, espero que te sirva alguna de mis recetas, ya ves que no son complicadas y que puedes hacerlas perfectamente!).

Hoy no tenía gran cosa que hacer en la cocina, así que simplemente encendí el horno y me armé con especias y una bolsa de horno y ahora a descansar, que falta me hace.

INGREDIENTES
Cinta de lomo fresca
2 Tomates desecados
Un trozo de pimiento desecado
1/2 Zanahoria pequeña

Albahaca
Orégano
Tomillo

Zumo de media lima

Vino blanco
Aceite de oliva virgen extra

Cous cous de grano medio



PREPARACIÓN
Con la ayuda de un molinillo de café, molemos el tomate y el pimiento desecados y reservamos.
En la picadora molemos la zanahoria pelada.

Cogemos la cinta de lomo y limpiamos de grasa si la hubiera. Metemos las tres cuartas partes de nuestras especias, tomate, pimiento y zanahoria en una bolsa de horno, añadimos do cucharadas de aceite, dos de vino blanco, el lomo y cerramos. Damos un buen meneo para que se impregne la carne con el caldo que ha resultado nuestra mezcla de verduras, especias, vino y aceite.

Metemos en horno sin ventilación, a 200ºC entre 30 y 40', dependiendo de como nos guste de hecha la carne, aunque a mí la carne de cerdo me gusta bastante hecha (yo la dejé los 40')

Mientras tanto vamos a cocinar el cous cous. Normalmente si seguís los pasos del fabricante os saldrá perfecto, pero yo lo hago así. 

La forma básica de cocinar un buen cous cous base, es decir sin aliño alguno, es el doble de agua que de cous cous. Ponmos a hervir el agua y cuando rompa la ebullición, quitamos del fuego, agregamos el couscous, removemos, tapamos y o dejamos ahí hasta que haya absorvido todo el líquido. Agregamos entonces una cucharada de aceite de oliva, o de mantequilla y ya tendremos un couscous básico listo para acompañar cualquier plato. El que traigo aquí la cocción es exactamente la misma, pero agregando  "sabor"

Siempre es el doble de líquido que de couscous, entonces este que hice para cuatro personas lleva, dos vasos de couscous de grano medio y cuatro de líquido compuesto por agua y el zumo de la lima. Vertemos el líquido en una cazuelina y añadimos todas las especias y verduras que habíamos guardado antes. Lo ponemos a hervir y cuando rompa la ebullicón añadimos el couscous, que cogerá todos los sabores y aromas que hemos echado al agua, quedando un plato sumamente delicioso, ligero y sano.

Rebanamos la carne lo más fina que podamos y presentamos en una fuente acompañado del cous cous y de la salsa que soltó el asado a parte.


martes, 2 de septiembre de 2014

Dulce de Leche



Siempre que lo hago (y procuro no hacerlo muy a menudo) me acuerdo de mi abuela y por supuesto de mi padre. Mi abuela la hacía mucho, y mi padre la comía a cucharadas... casi como yo.

Posiblemente ésta sea una forma muy profana de hacer el dulce de leche, pero desde luego es la forma en la que la hacía mi abuela y en la que hemos seguido haciéndolo en las casas de la familia.

He comprado dulce de leche ya hecho, en el super, y me da la impresión de que no es tan espeso, la mía es más bien espesita, como se puede ver en la porción recogida en la cuchara, la del super tenía la consistencia más líquida.

Bueno al lío.

INGREDIENTES
1 Lata de leche codensada


PREPARACIÓN
Metemos la lata en una cacerola y la cubrimos de agua, tapamos y dejamos cocer cerca de una hora.

Retiramos del fuego y la dejamos enfriar a temperatura ambiente, mejor abrimos al día siguiente. Si la abriéramos estando caliente saldría en plan lava volcánica y con las mismas consecuencias.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...